La importancia de la observación al momento de dibujar.

Actualizado: abr 29

Por Gabriel García Morales.


Siempre que nos enfrentamos a una referencia, ya sea una imagen de una fotografía o un objeto o modelo frente a nosotros, es fundamental darnos un momento para la observación.

Cuando comenzamos un dibujo, estamos influenciados por una gran cantidad de símbolos, los cuales son resultado de la formación que hemos recibido desde pequeños. Cuando éramos niños, los profesores o nuestros propios padres, hacían que relacionáramos las palabras, con formas simbólicas, lo cual facilitaba para ellos que el alumno o su hijo, entendiera a que se referían.


De esta manera, cuando nos decían la palabra "casa", inmediatamente pensábamos en aquel cuadrado que dentro de sí contenía un pequeño rectángulo que representaba la puerta, dos cuadrados mas pequeños que eran las ventanas y un triángulo que representaba el techo de dicha casa. De igual forma sucedía cuando queríamos saber como era una "nube", un "gato", o un "ojo". Desafortunadamente, esos símbolos los llevamos dentro de nuestra memoria hasta la fecha y afectan la manera en cómo vemos las cosas.

Observar más para dibujar menos.

Si observamos detenidamente una nube, un gato o un ojo, podemos darnos cuenta que ninguno de ellos es cómo nos habían enseñado que eran. Lamentablemente, de manera inconsciente, al observar cualquiera de estas formas, tratamos de encajar el símbolo que nos crearon de las mismas, a las formas que se encuentran delante nuestro, lo cual genera en consecuencia, un problema para poder observarlas correctamente, evitando así que dibujemos lo que observamos y remitiéndonos a dibujar lo que conocemos.


Lo anterior se puede aplicar de igual manera a la forma en cómo percibimos los colores y la razón por la cual cuando nos enfrentamos a pintar un rostro, no logramos observar los "verdes" o "azules" que hay dentro del mismo.


Destina al menos entre 5 y 10 minutos a observar.

Mientras dediquemos mayor tiempo a observar el objeto o referencia delante de nosotros, podremos encontrar aquellos elementos que son los más representativos de dicha referencia. Es decir, aquellas líneas, manchas, formas o colores característicos y que son la esencia de nuestro objeto de representación.


Por lo tanto, mientras más tiempo destinemos a observar, invertiremos menos tiempo y esfuerzo al momento de dibujar, y desde los primeros trazos en nuestro soporte, capturaremos la esencia de la imagen representada, sin tener que trasladar cada una de las líneas o formas de la misma. De igual manera, tampoco será necesario detenernos a borrar o corregir aquellas líneas que por falta de observación, colocamos en un lugar incorrecto o aquellas formas a las que asignamos un tamaño equivocado.

433 vistas1 comentario

Av. Chapultepec 151, int. 16. Col. Juárez, CDMX. 
correogoya@hotmail.com  |   55 - 44442299

© 2020, por Gabriel García Morales. Creado con Wix.com

  • Facebook - Black Circle
  • Instagram
  • Twitter - Black Circle
  • Youtube